No violencia activa

Publicado en 06/02/2012 por

0


OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La gente está indignada, eso es un hecho. Desde mayo de 2011 se ha podido comprobar día a día, en las calles de la mayoría de las ciudades de nuestro país y en otras muchas del extrajero. Estamos en un nuevo siglo, un nuevo milenio, la sociedad lleva consigo muchos años de historia, de revoluciones, cambios de gobierno y de sistema, muchas guerras y conflictos, muchos muertos y líderes. ¿Qué hemos aprendido de todo ello? ¿Hemos aplicado los conocimientos y técnicas empleados por aquellos  que lucharon antes que nosotros?

Desde Marx hasta Luther King, desde el ingenio Troyano hasta la devastación nuclear… Son miles los ejemplos, las formas de lucha, los movimientos, ideologías y partidos que han surgido en nuestro recorrido hasta hoy. La  historia nos ha enseñado y nos ha mostrado las consecuencias.

Con las revoluciones surgidas recientemente, primero en los países árabes y posteriormente en todo el mundo, vemos ejemplos de éstas lecciones aprendidas. El uso de las técnicas no violentas de manera consciente, como medio para lograr el cambio, ha sido la cara más visible y símbolo de unión de todas las movilizaciones ciudadanas que han marcado 2011.

La no violencia como arma

Cuando es el gobierno el que tiene la fuerza y las armas, ¿Qué tienen los ciudadanos? ¿Cómo pueden luchar contra el sistema y conseguir algo? La no violencia es la respuesta. Todos tenemos recientes los vídeos de las fuerzas de seguridad desmantelando violentamente movilizaciones de gente con las manos vacías y en alto. Eso es una técnica de la no violencia que se ha sabido utilizar. Centrándonos en el movimiento 15M español esto ha sido clave para generar simpatías. Desde el primer día se ha autodefinido como un movimiento pacífico, aunque hay que aclarar aquí los términos. El pacifismo o el rechazo a toda forma de violencia no es un sinónimo, la no violencia es la decisión de usar técnicas de lucha pacífica en un momento determinado como método más adecuado para la consecución de un objetivo.

Portada de la revista Time. 26 de Diciembre de 2011

 

El 15M ha sabido adaptar estas herramientas consciente de su importancia. Para que esta forma de lucha triunfe es decisivo el compromiso de todos y la unión. Si se trata de un grupo aislado de individuos, su eficacia como herramienta sería mucho menor que si se lleva a cabo por miles de personas conscientes del riesgo que corren pero sin dar un paso atrás arropadas por el anonimato de la masa.

La desobediencia civil

Se trata de otra de las técnicas utilizadas y que han tenido gran acogida y seguimiento. El ejemplo más visual tuvo lugar el día 21 de mayo, jornada previa a las elecciones. Miles de personas se reunieron en la calle desobedeciendo la prohibición de la Junta electoral de reunirse y manifestarse el día anterior a los comicios.

Otro de los ejemplos exitosos es la acción de la Plataforma Stop desahucios que ha conseguido evitar el desalojo de muchos ciudadanos empleando la red como medio para movilizar a la gente. En los últimos meses hemos asistido a otra forma de desobediencia que ha tenido como consecuencia bastantes detenciones de los participantes. El conocido #yonopago proponía a los ciudadanos colarse en el metro como forma de protesta. A este se ha sumado recientemente el #yonoparo de los guardas de seguridad que han asegurado no detener a los que decidan entrar sin pagar.

La gran importancia y el logro absoluto de la no violencia es el haber sabido adaptarse a la sociedad. Desde que Gandhi o Martin Luther King iniciaran sus luchas con técnicas consideradas ingenuas o poco eficaces y novedosas hoy en día ya nadie duda de su legitimidad y validez. La resistencia pacífica y la desobediencia civil se han convertido en instrumentos en sí mismos sin estar asociados ya a ninguna figura histórica.

About these ads
Posted in: España, Mundo, Sociedad