La policía… ¿El enemigo?

Posted on 24/04/2012 por

0


cabecera opinion02

Malasaña, Madrid. 3.30h. de la madrugada del domingo 22 de abril de 2012. Amplia presencia policial tras la victoria del Real Madrid frente al Barcelona. Fútbol.

Dos policías intentan detener a un joven visiblemente borracho con el que charlaban minutos antes; éste trata de zafarse y los policías intentan reducirlo. La gente los rodea, cada vez más gente. Empiezan los gritos contra la policía, “abuso policial” se escucha. Los dos agentes se ven rodeados y piden refuerzos, en menos de un minuto empiezan a llegar coches patrulla. También se acercan más personas al cruce de la calle la Palma. Al chico le tiran contra un contenedor, le agarran del cuello y acaba en el suelo con dos policías sujetándole. La espontánea multitud no tiene duda: están cargando. Hay que plantar cara y grabar lo que sucede. Cada vez más voces se unen a los gritos que acusan de violencia policial, otros dan golpes contra las verjas de los comercios cerrados para llamar la atención mientras que algunos tratan de ayudar al detenido en medio de lo que ya es un enorme dispositivo. El cruce de las dos calles queda totalmente cerrado y los policías, a empujones, impiden el paso. Una chica se encara por lo que dice “ha sido una agresión de un agente a su amigo” quien, en el suelo, se sujeta la cara quejándose de la mandíbula.

Finalmente, el muchacho acaba detenido en uno de los coches y, en medio de tumulto que se había montado, los más de 6 vehículos, otras tantas motos y agentes a pie se van marchado hacia la calle Fuencarral. Ya sólo queda la gente comentando lo sucedido, viendo los vídeos grabados con el móvil y las fotos tomadas. Llega una ambulancia para atender al joven al que le dieron en la cara. Al cabo de un tiempo todos acaban dispersándose.

Igual parece una escena normal la que acabo de relatar, pero me pregunto: ¿La actitud de la gente hubiera sido la misma hace uno o dos años? Yo creo que no. La percepción que se tiene de la policía en este momento ya no es la misma, la multitud de videos de los antidisturbios pegándole a manifestantes pacíficos, lo ocurrido en Madrid, Plaza Catalunya (Barcelona) y en Valencia durante el último año ha trastocado esto y la policía ha pasado a ser el enemigo, sea cual sea el contexto.

Me imagino esta situación hace dos años: la policía detiene a un joven ebrio una noche en Madrid tras el derbi. Veo la escena, gente que se acerca a curiosear, otros que comentarían, que vete tú a saber lo qué ha hecho, que seguro que es por el fútbol, a saber la que ha liado… Igual alguno piensa que la fuerza que usan para reducirlo es excesiva pero no hay gritos en contra de su actuación, nadie se encara, ellos no necesitan refuerzos.

Pero, como ciudadanos, ya no estamos en el punto de hace dos años; la situación social ha cambiado y la gente ha cambiado con ella. Sin saber qué había pasado, si la persona que estaba siendo detenida había cometido un delito o no, todo el mundo tuvo claro a quien enfrentarse, quién era el malo de la película. Las modificaciones en el Código Penal que se pretenden introducir para que la resistencia pacífica sea considerada delito trerán consigo más cambios sociales. Igual no es una visión acertada de las fuerzas de seguridad, pero sí es la postura que un amplio sector de la sociedad ha adoptado como respuesta a sus actuaciones.

About these ads
Posted in: Opinión